Bajar-este-articulo-en-PDF

 

 

Presentación de la revista Colofón34, El dinero: la subversión lacaniana

celebrada el 27 de abril del 2015 en la Sede de Valencia de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis

  

COLOFON, el origen

por Juana Planells

             Como el título indica, con esta presentación, pretendo transmitiros cuál ha sido el origen y evolución a lo largo de estos 24 años de vida de la revista COLOFON.

            Recopilando información para elaborar el texto me llamó la atención encontrarme con el primer número de la revista, me pareció algo antiquísimo, por su formato, por su estética, parecía más antiguo de lo que era en realidad y cómo con el paso de los años ha ido progresando hasta llegar a nuestro último número, publicado en abril de 2014, hace ahora un año. Hablo del número 34 y cuya título es: El dinero: la subversión lacaniana. De él darán cuenta nuestras colegas, aquí presentes, quienes comentarán dos de los artículos contenidos en la revista.

             Rosa Durá, comentará el artículo de Amanda Goya titulado El dinero en psicoanálisis. Incluido en el apartado de la revista La subversión lacaniana. Y,

Carolina Martini, comentará del apartado La función del dinero en el Parlêtre, el artículo de Sérgio Laia titulado Dinero, gratuidad y psicoanálisis.

             Creo que para presentar la revista es necesario, al menos para mí, situarla en el contexto en que aparece y respondiendo a qué, y cuál es su función en el Campo Freudiano.

             Así que, hagamos un poco de historia.

             En la presentación que hace la WEB de la AMP sobre el Campo Freudiano, señala, que a raíz de la creación en 1979, por parte de J. Lacan, de la Fundación del Campo Freudiano, lugar que recibe a quienes intentan sostener, difundir y profundizar la Orientación Lacaniana en el psicoanálisis en sus países, se creó la Federación Internacional de Bibliotecas del Campo Freudiano, en la actualidad, llamada Federación Internacional de Bibliotecas de la Orientación Lacaniana, FIBOL, y que apoyó este gran movimiento desde 1990. Impulsando la creación de Bibliotecas y el debate, y asegurando la circulación de las publicaciones internacionales del Campo Freudiano y de la AMP.

             En el editorial del primer número de COLOFON, Judith Miller, Presidenta de la FIBOL y Directora de la revista, señala que una Federación de Bibliotecas es una forma de asociación que trabaja en la puesta en común de sus experiencias, haciendo circular sus informaciones y poniendo al alcance del conjunto de sus usuarios las posibilidades con que cuenta cada una de ellas.

            Es necesaria, dice, una instancia que permita que se conjuguen y se complementen las iniciativas locales, dándoles la posibilidad de hacer circular sus informaciones, de establecer intercambios y de impulsar las relaciones de trabajo de las unas con las otras.  

           Miller, establece algunos puntos sobre la FIBOL como una de las modalidades de trabajo en el Campo Freudiano y que son: 

  1. La FIBOL sigue desde hace años una orientación política tendente a situar a las Bibliotecas en su lugar de acción lacaniana, con los aficionados al psicoanálisis y con la opinión ilustrada de cada ciudad. Acogiendo tanto a analistas cono a no analistas.
  2. Las BOL deberán poner empeño, en particular, en la organización de presentaciones, conferencias, debates y cualquier otra forma de ampliar el terreno de las discusiones con ocasión de las obras  que vayan apareciendo, para poner así de relieve la lectura que de ellas permite hacer el CF.
  3. El debate y la crítica son parte integrante del registro del trabajo en intensión y constituyen una de las bisagras entre ese registro y el de la extensión. El debate no debe reducirse a un asunto interno que afecte a la causa analítica por y para ella misma; sitúa a dicha causa en particular, en sus relaciones con la ciencia, para, aún teniéndola como condición de posibilidad, distinguirse de ella y poder así evaluar sus consecuencias. Es decir, que el trabajo en extensión y el trabajo en intensión se tocan sin por ello confundirse.

             Pues bien, después de situar en el contexto de la AMP, el Campo Freudiano y la FIBOL, vayamos a COLOFON.

             COLOFON surgió como un Boletin, (de hecho se denomina así, es el Boletin de la FIBOL aunque la mayoría le llamamos “revista”) con el objetivo de hacer circular información sobre las actividades de las distintas Bibliotecas, establecer intercambios de información e impulsar relaciones de trabajo entre ellas. Aunque en este primer número de la primavera de 1991, apenas recoge un texto sobre las Bibliotecas, los  Estatutos de la FIBOL, y poco más.

         Como podéis apreciar, aunque sólo sea a nivel estético, el progreso ha sido espectacular, si comparamos estos dos números el primero y el 34. Esto da cuenta de cómo cuando se trabaja, y puedo dar cuenta de ello al menos desde 2006, año en que entré a formar parte del comité de redacción, dar cuenta decía de que cuando el deseo decidido se pone en marcha, el éxito está casi asegurado. Y esto se verifica, año tras año, en cada número publicado.

       Tras un recorrido por los editoriales intentaré destacar algún acontecimiento o rasgo destacados a lo largo del tiempo. Poco a poco, y a lo largo ya de estos 34 números vemos cómo COLOFON ha ido creciendo, mejorando, abarcando muchas más secciones e incluyendo siempre textos de máxima actualidad.

            Esto es lo que he extraído de algunos números:

           En el nº 5 se introduce un nuevo epígrafe; la selección y comentario de las publicaciones más interesantes que en cada país aparecieron en el primer semestre de 1992.

           En el nº 8 se presenta la nueva Biblioteca del Grupo de Estudios de Valencia de la EEP.

       En el nº 9  nos dice Judith que COLOFON se engalana: tapa casi lujosa, impresión en fotocomposición,…es la realización de un deseo confirmado y la conjugación de las cuatro causas aristotélicas: eficiente, final, formal y material.

            El nº 24 gira alrededor de la enmienda Accoyer sobre la regulación de las psicoterapias.

          El nº 25 trata de atreverse con la poesía. Al “dispare sobre los poetas” del tratamiento cognitivo-conductual, la orientación lacaniana responde con un “atrévete con la poesía”, te está permitido saber (Scilicet).

           Es a partir de 2006 y con el nº 26, el año en el que como os decía entré a formar parte del comité de redacción; siguiendo, como no podía ser de otra manera, las líneas de trabajo y objetivos de la FIBOL. Los títulos de cada número dan cuenta de ello:

            Nº 26. Una araña en el techo. Dedicado a las TCC. Julio 2006

Examina el surgimiento de la Terapia Cognitivo Comportamental (TCC). Los efectos subjetivos que está causando. En un artículo de J. A. Miller, este ubica  el desarrollo de las TCC emergiendo de la burocracia estatal y de las compañías de seguros. El editorial nos advierte que estas técnicas de modificación de conducta no son lo que parecen.

            Nº 27. Política de las cosas, política de la ciudad. Junio 2007 Donde se cuestiona el “para todos” de la globalización, la evaluación y el hombre sin atributos, como titula J.A. Miller.

            Nº 28. Declinaciones del Objeto a en la cultura. Junio 2008 El contexto que da marco a cada uno de los textos es la cultura. Pintura, literatura, cine…

        Nº 29. ¿Sobrevivir al consumo?. Julio 2009. J.Miller “ la crisis demuestra cómo el capitalismo financiero y su culto de la cuantificación generan una proletarización generalizada”.

             Nº 30. Feminidades. Noviembre 2010 Corresponde a los psicoanalistas ocupar el lugar que les corresponde en los debates de la ciudad para poner en valor la singularidad del ser hablante que elige, esta vez sí de manera contingente, ubicarse del lado femenino de la diferencia de los sexos. A diferencia de la dialéctica del ser o del tener, ubicada del lado masculino.

             Nº 31. Prudencia, ciencia y chifladura. Mayo 2011 Sobre la prudencia en la experiencia analítica. No hay ciencia de lo real.

             Nº 32.  Políticas delirantes. Marzo 2012 El discurso analítico, que preserva el caso por caso sin renunciar a la formación de los clínicos, ni caer en el mercantilismo tendrá que encontrar cómo sostener un lenguaje que informe a los sujetos de la operatividad de sus efectos, que no prive a nadie de su creatividad propia, ni de su poesía en tanto que ser inmerso en el lenguaje, y, por este hecho, marcado irremediablemente por él.

              Nº 33. Cuerpos que hablan. Mayo 2013 La FIBOL quiere anudar lo que, sobre el tema que nos ocupa, enseñan a los psicoanalistas tanto las disciplinas afines, las nuevas preocupaciones del arte así como los análisis propios y las prácticas respectivas. Es también una manera de asegurar a la opinión esclarecida, actual y futura, que vamos a contribuir a desinflar lo que el discurso dominante, aderezado de pamplinas cientificistas y mercantiles bien aireadas por los medios de comunicación, propaga sobre las promesas de un futuro bienestar.

             Nº 34 El dinero: la subversión lacaniana. Abril 2014. Sobre el que comentarán nuestras colegas. Recoge una serie de textos en los que se muestra el manejo del dinero en la práctica analítica, donde lo más novedoso y subversivo es la no equivalencia entre tiempo y dinero propio del discurso capitalista.

             La estructura de la revista se divide en varios apartados relacionados con el tema que se trata y tres apartados fijos,  que son:

– El psicoanálisis en la ciudad.

– Lecturas críticas. Con comentarios, reseñas de libros,..

– Noticias de las Bibliotecas. Donde se intercambian experiencias, actividades de las distintas Bibliotecas de uno y otro lado del Atlántico.

         Este recorrido a vuela pluma por la vida de COLOFON da muestra de su función como herramienta de trabajo en la que se presentan, discuten y, comentan textos, se realizan entrevistas, etc… convirtiéndose en una revista con contenidos que abarcan diversas disciplinas y, en la que se analizan temas de actualidad.

         Al igual que las BCF están abiertas al público, conectadas con la cultura y las ciencias contemporáneas, COLOFON no puede ser ajena a esta lógica y, por tanto, ser instrumento de esta apertura.

Y así, ser también un instrumento para la acción lacaniana entendida “como la consecuencia del acto analítico en el registro del vínculo social” (Bassols).

        El formar parte del comité de redacción me ha permitido contactar con colegas de ambos lados del Atlántico e ir con cada nº construyendo una revista, que con sus buenos y malos momentos y cuando digo malos me refiero, únicamente, a las prisas finales de la edición, una revista, decía, en la que la transferencia de trabajo fluye, sostenida por el deseo decidido de los que de ella se ocupan.

 

            Y a la espera, ya, del próximo nº titulado El acto político.

 

  Juana Planells

 Abril 2015