Marlen Haushofer

  La puerta secreta

  Siruela. Madrid 2003

 LA LÚCIDA HERIDA DEL AMOR

 

                        Annette es una bibliotecaria que escribe un diario que utiliza para reflexionar y describir su suave y pálida existencia. Annette es una mujer que no se hace ilusiones ni posee más ambición que la de vivir con placidez una vida que desde siempre le resultó extraña. Sin embargo un día es herida por el amor sin que por ello su lucidez se desvanezca. Se casa con el hombre que la ha enamorado porque se ha quedado embarazada, pero no es una víctima: sabe desde el principio que su relación amorosa, aunque tendrá momentos satisfactorios, está basada en un radical desencuentro entre los sexos que no cambiará jamás. De ahí la herida ineludible que cura y daña al mismo tiempo. Annette conoce la mentira que habita en la pasión amorosa pero la acepta, sometiéndose a ella mediante una extenuante mascarada. Marlen Haushofer, la autora de La puerta secreta, también lo sabe: “Nunca escribo de algo que no sean experiencias propias. Todos mis personajes son personalidades escindidas que conozco bastante bien”. Se refiere a sus personajes femeninos, profundos, elaborados con la sensibilidad y la sabiduría propias de las mujeres que han establecido la diferencia entre lo real y su apariencia, sin permitirse por ello ni amargura ni desistimiento. Porque los masculinos en cambio, son construidos mediante un esbozo que prueba la extrañeza que sus acciones causan en las mujeres: “Si alguna vez aparece una figura cuya esencia me es ajena”, dirá en 1968, “nunca trato de penetrar en ella, sino que me conformo con describir su aspecto y su acción sobre el entorno”.

Marlen Haushofer nació en una pequeña localidad de la Alta Austria en 1920. Murió antes de cumplir cincuenta años en el pueblo donde vivió con su marido una existencia de ama de casa que escribe, apartada de los círculos vieneses que admiraban su obra y moderadamente satisfecha con el reconocimiento que su literatura recibía – Premio de Promoción Nacional, Premio Theodor Körner, Premio Arthur Schnitzler y Premio Nacional de Literatura en 1968- un reconocimiento que sin embargo no fue pleno hasta después de su desaparición. La puerta secreta es la tercera novela de Haushofer traducida a nuestro idioma, después vendría Nosotros matamos a Stella, y por lo que parece, sus admiradores nos tendremos que conformar con estas pocas traducciones de sus obras. De hecho sus libros ya no se encuentran más que en el mercado de segunda mano, puesto que están descatalogados. El muro y La buhardilla, espléndidos ejemplos de la aventura femenina del conocimiento sin tapujos, ya nos pusieron sobre aviso y La puerta secreta lo confirma: Marlen Haushofer es una experta a la hora de diseccionar sin estridencias la imposibilidad de alcanzar la plenitud al lado de quienes son ciertamente adversarios. Sin embargo Marlen Haushofer no consideraba mejores a las mujeres ni peores a los hombres. Se limitó siempre a constatar su diferencia. De este modo, su tesis reside en la convicción serena de que esperar comunicación o comprensión del mundo masculino no sólo es imposible sino que incluso resulta no deseable. La aspiración de Annette, como la de su creadora, es la conservación en la memoria del paraíso perdido de la infancia del que todos hemos sido definitivamente expulsados y, si es posible, preservar la subjetividad de cada cual a salvo de la demolición o el aplastamiento que puja siempre en la confrontación con el otro.

CARMEN BOTELLO