Presentación de la Revista Nº 42 El Psicoanálisis, titulada: El decir…

Mi agradecimiento a la ELP y en especial a Rosa Durá por esta hermosa invitación, por permitirme ser parte de este encuentro.  

He intentado realizar, en un esfuerzo de poesía, un recorte, dejándome tomar por las resonancias que produjo en mí la lectura de cada uno de los textos que dan cuerpo a esta revista. En ella, se puede constatar la vigencia del discurso psicoanalítico y de sus importantes contribuciones a la época que nos toca vivir. Una época entronizada por el discurso de la ciencia, en tanto discurso amo; por el rechazo al inconsciente; por el frenesí de las elecciones, sin punto de referencia; por imperativos de éxito, de felicidad, de gestión de las emociones, entre otras. 

“El punto de mira está puesto en el decir”,1 en lo que el psicoanálisis tiene para decir de las vicisitudes de la época, invitándonos a producir nuevos interrogantes, a pensar bajo las coordenadas orientativas de los fundamentos mismos del discurso analítico. 

Quizá una de las contribuciones más significativas sea la de introducir una lógica temporal que posibilite –propicie– un tiempo para comprender, sin precipitar el momento de concluir. 

He tomado a modo de eje transversal los textos agrupados bajo el apartado “Lo trans y el deseo”,ya que creo, dan cuenta tanto de la complejidad del tema como de la coyuntura social actual, a la vez que nos ofrecen una orientación clínica muy precisa: “ser dócil al trans”. Esta referencia de Miller será retomada una y otra vez, a lo largo del todo el desarrollo sobre el tema.

En la Real Academia Española, dócil del latín docílis, significa “ser suave, apacible; o también, se dice de un metal, piedra u otra cosa que se deja labrar con facilidad”. Ser dócil implica entonces a la vez que alojar lo trans, dejarnos enseñar por él. ¿Acaso no es esta la vía que toma el psicoanálisis? En este punto, y en articulación con los demás artículos, se me impone a modo de pregunta: ¿dócil al sujeto contemporáneo? La docilidad a la que nos conduce-invita Miller es la posición que debemos asumir, el sesgo que debemos tomar frente a la subjetividad de nuestro tiempo. 

 Eric Laurent dirá “lo que es universal es el sujeto, es con él con lo que el psicoanálisis se las tiene que ver, en una variedad de modos de gozar.”2  Es por ello por lo que, se impone la necesidad de una “valoración clínica rigurosa,”3del caso por caso, para evitar soluciones precipitadas, para tomar algunos aportes de Vilma Cocooz en relación con este tema.  

Esta perspectiva queda muy bien plasmada en la experiencia de “Taller sobre clínica trans. Andrés Borderías nos cuenta cómo, a través de 11 casos, lo que se pone al descubierto, es ante todo, “la variedad y la singularidad de la problemática.”4  Entonces, la clínica trans no es más que la clínica del sujeto y la categoría de sujeto no puede ser colocada sino en la dimensión ética,”5 dirá Miller en Introducción al método psicoanalítico

Lo trans leído como síntoma de la época se presenta como como una aparente solución rápida a lo que no anda, en este caso, con relación al cuerpo, a la sexualidad, entronizando al yo como amo, bajo la promesa de una felicidad absoluta.  Aquí el psicoanálisis tiene mucho por hacer y decir. 

Si en este terreno asistimos a una especie de “despatologización salvaje”6, al decir de Francesca Biagi-Chain, dejandopor fuera el inconsciente, el síntoma, el sujeto y su pregunta, en el terreno de las infancias ¿asistimos a una patologización salvaje? Desde muy temprano los niños son sometidos a evaluaciones clínicas con el fin último de arribar rápidamente a un diagnóstico y poner en marcha protocolos de intervención pre-establecidos. El tiempo y el sujeto quedan abolidos, y con ello, la dimensión de la responsabilidad subjetiva, tanto del niño como de los adultos que le rodean. Casi todo se reduce al cerebro, sus conexiones neuronales y sus correlatos comportamentales. Tema abordado por Philipe La Sagna, en “Despatologización”. 

Niños en análisis” es el nombre de uno de los apartados; allí a través de dos casos se nos recuerda que todo intento de universalizar está condenado al fracaso y de la importancia de esa dimensión temporal que permite escuchar-se, interrogar-se, intervenir. 

La clínica psicoanalítica “se convierte en una brújula, permitiendo responsabilizar al sujeto de su propio goce.”7  Esto vale para todas las clínicas posibles: la clínica trans, la clínica de la filiación, la clínica con niños. 

Para concluir quisiera tomar algunos decires de lo que fueron las XXII Jornadas de la ELP en Madrid “Lo que hablar quiere decir”, ya que creo están en consonancia con lo que he intentado transmitir acerca de la lectura de la revista. El recorte que he hecho se circunscribe a una mesa coordinada por Gabriela Alfonso titulada: “¿Hablamos?: Lo vivo de nuestra clínica”. Lo vivo me remitió al deseo, ya que este vivifica, torna más vivible la vida del ser hablante. Me remitió al deseo del analista, que es lo que permite ubicar tras la demanda, el deseo del analizante. 

Haré eco de algunas frases extraídas de la presentación de Marta Maside: “Lo vivo de nuestra clínica es acoger el trazo de la dimensión singular, la diferencia radical, implica un no-hay protocolos –lo que nos obliga a estar despiertos, a cuestionar–”. “Lo vivo está del lado del tyche y de la sorpresa, responde a un saber-hacer.  Lo vivo es el deseo del analista.”8

No es casual el haber recortado estas palabras. Las Jornadas fueron mi primera experiencia de Escuela y dieron lugar a una clara vivificación de mi propio deseo por el psicoanálisis y su práctica, luego de un tiempo, en el que, según palabras de mi analista, me había “enfriado”. Enfriamiento que atribuyo al aislamiento y soledad y al hecho de encontrarme demasiado volcada al discurso universitario. 


  1. El decir…”, El psicoanálisis, revista semestral de la Escuela Lacaniana del Psicoanálisis del Campo Freudiano (núm. 42), 47.
  2. Ídem, p. 138.
  3. Ídem, p. 123. 
  4. Ídem, p. 126.
  5. Miller, J.-A., Introducción al método psicoanalítico, Buenos Aires, Paidós, 2010, p.13. 
  6. «El decir…”. El psicoanálisis, revista semestral de la Escuela Lacaniana del Psicoanálisis del campo          Freudiano (núm.42), p. 100.
  7. Ídem, p. 99.
  8. «Lo que hablar quiere decir”. XXII Jornadas de la ELP. 2 y 3 de diciembre, Madrid.
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable y destinatario: Escuela Lacaniana de Psicoanálisis del Campo Freudiano (ELP) +infoDestinatario: ELP +infoLegitimación: Consentimiento del interesado +info. Fin del tratamiento: responder a comentarios +infoDerechos: Derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad y la limitación u oposición a su tratamiento, así como solicitar más información sobre el tratamiento de sus datos. Derecho a presentar una reclamación ante la Agencia española de Protección de Datos. +infoInformación adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales aquí +info.

Buscar

GRACIAS POR COMPARTIR

ESTÁS LEYENDO...

Presentación de la Revista Nº 42 El Psicoanálisis, titulada: El decir…

OTRAS LECTURAS:

Si la política de la Juventud de la AMP nos convoca es consecuencia de un real de Escuela que nos...

El deseo puro Para abordar la cuestión del deseo en su pureza, Miller precisa dos vías. Por una parte, en...

Leo la “Nota italiana”, un texto que Lacan escribió en 1973, y me reencuentro con una frase que, con el...

news
letter.

No te pierdas nuestras novedades, actividades y toda la información que recibirás cómodamente en tu correo.

Responsable y destinatario: Escuela Lacaniana de Psicoanálisis del Campo Freudiano (ELP) +infoDestinatario: Mailchimp +infoLegitimación: Consentimiento del interesado +info. Fin del tratamiento: gestión newsletter +infoDerechos: Derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad y la limitación u oposición a su tratamiento, así como solicitar más información sobre el tratamiento de sus datos. Derecho a presentar una reclamación ante la Agencia española de Protección de Datos. +infoInformación adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales aquí +info.